¿Cómo duermen los niños con altas capacidades?

Escrito por John Macara

Psicólogo conductual y experto en relaciones de familia 

Las altas capacidades se refieren a una serie de habilidades intelectuales que un niño puede tener y que lo distinguen de otros niños de su edad. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), estas habilidades pueden incluir una memoria excepcional, capacidad de abstracción, rapidez en el aprendizaje y una alta inteligencia.

Aunque se desconoce el porqué, se cree que los niños con altas capacidades duermen menos que otros niños de su edad. Según un estudio publicado en la revista Pediatrics, estos niños duermen un promedio de 9,25 horas por noche, frente a las 10,75 horas que duermen los niños sin altas capacidades.

Las causas de esta diferencia en el sueño todavía se desconocen, aunque se baraja la posibilidad de que los niños con altas capacidades sean más activos durante el día y, por lo tanto, tengan menos energía para dormir. Además, estos niños podrían estar preocupados por los problemas que enfrentan o por el futuro, lo que les impide conciliar el sueño.

Altas capacidades y sueño

Los niños con altas capacidades tienden a dormir menos que otros niños de su edad. También tienden a despertarse más temprano y a dormirse más temprano. Esto podría estar relacionado con su naturaleza inquisitiva y su tendencia a reflexionar más intensamente sobre sus experiencias diarias.

¿Qué les gusta a los niños con altas capacidades?

Los niños con altas capacidades les gusta mucho la libertad y la independencia. Les gusta estar solos y explorar el mundo a su manera. Les gusta la diversión y el juego, y les encanta aprender cosas nuevas. Les gusta la competencia y el desafío, y les gusta sentirse útiles y capaces.

¿Cómo identificar a un niño con altas capacidades?

Los niños con altas capacidades son aquellos que muestran una capacidad intelectual superior a la media, lo que les permite resolver problemas de forma más rápida y eficiente. A diferencia de los niños “normales”, estos pequeños tienen una mayor facilidad para aprender y retener información.

Si quieres descubrir si tu hijo tiene altas capacidades, presta atención a las siguientes señales:

– Tiene una memoria prodigiosa y es capaz de recordar detalles que la mayoría de los niños olvidan.

– Tiene una inteligencia abstracta y es capaz de resolver problemas lógicos.

– Tiene una capacidad para aprender rápidamente, tanto de forma oral como escrita.

ARTÍCULO INTERESANTE:   ¿Qué nos pasa si no nos amaron en nuestra infancia?

– Es creativo y tiene una imaginación muy desarrollada.

– Tiene una capacidad para pensar por sí mismo y no se deja influenciar por las opiniones de los demás.

– Es independiente y no le gusta estar rodeado de gente.

– Tiene una personalidad fuerte y es capaz de afrontar el fracaso.

Si reconoces a tu hijo en alguna de estas señales, es probable que tenga altas capacidades. No obstante, no hay que olvidar que cada niño es único e irrepetible, por lo que no hay una fórmula mágica que permita determinar si un niño tiene altas capacidades o no. Lo mejor que puedes hacer es observarle y analizar sus habilidades e inteligencia de forma individual.

¿Cómo saber si mi hijo es más inteligente de lo normal?

Hay muchas formas de saber si un niño es más inteligente de lo normal. Una forma es mediante la medición del coeficiente intelectual (CI). El CI se mide a través de una prueba estandarizada, como el Test de Inteligencia de Stanford-Binet. Otro indicador de la inteligencia es el rendimiento académico. Si el niño tiene buen rendimiento en la escuela, es probable que sea inteligente. Además, hay otros factores que pueden indicar que un niño es inteligente, como el hecho de ser creativo o de tener buenas habilidades sociales.

¿Cuántas horas debe dormir un superdotado?

Según la Sociedad Española de Neurología, los niños superdotados necesitan dormir unas 10 horas diarias. Dormir poco puede afectar negativamente su rendimiento académico.

¿Cómo duermen los niños con altas capacidades?

Los niños con altas capacidades pueden tener dificultades para dormir debido a la cantidad de información que procesan durante el día. Es importante que los padres estén atentos a estas dificultades y ayuden a sus hijos a descansar adecuadamente. Para comprender mejor cómo duermen los niños con altas capacidades, es esencial reconocer que cada niño es único y que no hay una sola respuesta que se aplique a todos. Algunos niños pueden necesitar dormir mucho, mientras que otros pueden requerir menos horas de sueño para sentirse descansados. Algunos prefieren dormir de lado, otros de espaldas y otros de frente. Lo importante es que el niño encuentre una forma de dormir que le funcione y que esté cómodo, y que los padres apoyen en encontrar la mejor manera para promover un sueño reparador.