¿Cómo ser más cariñosa con mis hijos?

Escrito por John Macara

Psicólogo conductual y experto en relaciones de familia 

Las madres tienen una influencia enorme en la vida de sus hijos. Si se es cariñosa y se muestran sentimientos positivos, los niños se benefician enormemente. A continuación se dan algunos consejos para ser más cariñosa con los hijos:

– Dale un abrazo cuando los veas.

– Dale un beso en la mejilla cuando te vayas a dormir.

– Dale un beso en la frente cuando los despiertes.

– Dale un beso en la mano cuando los dejes ir a la escuela.

– Di «Te quiero» con frecuencia.

– Dale una sonrisa.

– Dale una palmadita en el hombro.

– Pregúntales cómo les fue en el día.

– Dale una oreja para que se la acaricies.

– Dale un masaje en la espalda.

– Dale una silla cómoda para que se sienten a tu lado.
Algunos tips para ser más cariñosa con tus hijos son:

– Dedícale tiempo de calidad a tu hijo, habla con él, juega con él.

– Dale un abrazo y diles cuánto los quieres.

– Dale un beso y dile que lo amas.

– Dale una palmada en la espalda y diles que están haciendo un buen trabajo.

– Llévalos a pasear, comprarles dulces, etc.

¿Cómo ser mamá cariñosa?

Cuando se es madre, se tiene la responsabilidad de cuidar y proteger a una persona indefensa que depende de ti por completo durante muchos años. Para ello, es necesario que las madres estén cariñosas con sus hijos para que estos se sientan seguros y queridos. A continuación, se enumeran algunos tips para ser una madre cariñosa:

1. Dale un beso y un abrazo cada vez que te vea.

2. Dile que lo quieres mucho.

3. Dale una sonrisa.

4. Habla con ternura y cariño.

5. Dale una palmada en la espalda.

6. Acaricia suavemente su cabeza.

7. Dale un masaje.

8. Dale una taza de chocolate caliente.

9. Dile que es especial y único.

10. Enséñale a expresar sus sentimientos.

¿Como debe ser el amor a los hijos?

Los padres tienen el deber de amar a sus hijos incondicionalmente, ya sea que estén enojados, tristes o felices. Siempre deben demostrar afecto y cariño a sus hijos, ya sea con palabras o acciones. Es importante que los hijos sepan que son amados, independientemente de sus acciones. Los padres no deben comparar a sus hijos entre sí y tampoco deben castigarlos en exceso. El amor debe ser incondicional y siempre debe haber un espacio para la comprensión y el perdón.

ARTÍCULO INTERESANTE:   ¿Cómo ser firme con mi pareja?

¿Cómo ser una gran madre?

Las madres son fundamentales en la vida de un niño, ya que ellas son las primeras figuras de apego y protección. Por eso, es importante saber cómo ser una gran madre para poder brindarle todo el amor y el apoyo que necesita.

Algunas de las claves para ser una gran madre son:

– Ser cariñosa y atenta con tu hijo.

– Escucharlo y brindarle tu atención.

– Ayudarle a resolver sus problemas.

– Fortalecer su autoestima.

– Demostrarle que lo quieres incondicionalmente.

– Educarlo con valores.

– Pasar tiempo de calidad junto a él.

– Brindarle amor y seguridad.

Ser una gran madre es una tarea que requiere dedicación y esfuerzo, pero el resultado vale la pena. Tu hijo te agradecerá todo el amor y cuidado que le hayas brindado a lo largo de su vida.

¿Qué puedo hacer para que mi hijo me quiera?

Hay muchas cosas que los padres pueden hacer para que sus hijos les quieran, pero las cosas que funcionan mejor son aquellas que se construyen sobre la base de una buena relación y una comunicación abierta. Los padres necesitan estar atentos a las necesidades de sus hijos, escuchar lo que tienen que decir, y mostrar interés en sus vidas. También es importante estar dispuestos a reconciliarse después de discutir y ofrecer afecto incondicional, incluso cuando los hijos actúan de manera inapropiada. Si los padres siguen estas pautas, es probable que sus hijos les quieran mucho.

Aunque es cierto que los niños necesitan limites, es igualmente cierto que necesitan sentirse queridos. Es importante ser cariñosa con nuestros hijos, demostrarles afecto y estar atentos a sus necesidades. De esta forma, estaremos construyendo un vínculo afectivo que nos acompañará durante toda la vida.
Hay muchas formas de ser cariñosa con tus hijos. Puedes abrazarlos, besarlos, decirles que los quieres, hacerles caricias, comprarles regalos, prepararles comidas especiales, etc. Lo importante es demostrarles que los quieres y que estás ahí para ellos.