¿Por qué mi hijo no me quiere?

Escrito por John Macara

Psicólogo conductual y experto en relaciones de familia 

Cuando el niño no quiere a su padre, se pueden experimentar muchas emociones, sentimientos y pensamientos. A menudo, los padres se preguntan por qué su hijo no quiere a ellos. Hay una serie de razones por las que un niño puede rechazar a su padre.
Algunas causas por las cuales un niño puede no querer a sus padres son: el niño puede sentirse abandonado o rechazado por sus padres, puede haber una gran diferencia de edad entre el niño y sus padres, el niño puede estar resentido por la manera en que sus padres lo tratan, o el niño puede sentirse inseguro con sus padres.

¿Qué pasa cuando un hijo no quiere a su madre?

Cuando un hijo no quiere a su madre, puede sentirse incomprendido y solo. La relación entre un hijo y su madre es única e irreemplazable, por lo que no hay que dejar de intentar recuperarla. Hay que hablar y escuchar al hijo, para entender las razones de su rechazo. Si la situación persiste, es importante buscar ayuda psicológica.

¿Qué hago si mi hijo no me quiere?

Si tu hijo no te quiere, es importante que busques ayuda profesional. La mayoría de los problemas entre padres e hijos se pueden resolver mediante la comunicación y el diálogo, pero a veces es necesario el apoyo de un especialista. El objetivo de la terapia es que ambas partes puedan comunicarse y cooperar de forma efectiva, y que tu hijo aprenda a expresar sus emociones de manera constructiva.

¿Cómo saber si tu hijo no te quiere?

Los niños son seres muy sensibles y pueden manifestar su rechazo de muchas formas, ya sea a través de actitudes, palabras o silencios. Si crees que tu hijo no te quiere, lo primero que debes hacer es observarlo y analizar las señales.

ARTÍCULO INTERESANTE:   ¿Cómo corregir a los hijos con amor?

Si tu hijo no quiere estar cerca de ti, tiene pocos o ningún interés en lo que haces o le cuentas, se aleja cuando estás en casa o prefiere estar solo, es probable que no te quiera. También es una señal de que algo no va bien, cuando tu hijo se muestra agresivo, irrespetuoso o tiene problemas en la escuela.

Si notas alguna de estas señales, lo mejor es hablar con él y preguntarle qué le está pasando. Trata de escucharlo sin juzgarlo y ofrécele tu apoyo incondicional. Recuerda que los niños necesitan sentirse queridos y aceptados, por lo que es importante que hagas todo lo posible por recuperar la relación con tu hijo.

Aparentemente, el hijo no quiere al padre porque no le satisface una necesidad emocional. El padre debe buscar la forma de satisfacer esa necesidad, ya sea a través de la comunicación, el afecto o el contacto físico.
No es fácil responder a esta pregunta, ya que cada caso es único. Sin embargo, hay algunas posibles razones por las cuales un hijo puede no querer a su padre:

-Si el padre es ausente, no muestra afecto o está enfadado continuamente, el hijo puede sentirse rechazado y no querer relacionarse con él.

-Si el padre es autoritario y exigente, el hijo puede rebelarse y no querer estar cerca de él.

-Si el padre es indulgente y permisivo, el hijo puede sentirse inseguro y no querer acercarse a él.

-Si el padre es agresivo o violento, el hijo puede temerle y no querer estar cerca de él.