El incesto en la sociedad: definición, prevalencia y datos estadísticos

Escrito por John Macara

Psicólogo conductual y experto en relaciones de familia 

El incesto es un tema polémico y delicado que ha sido objeto de controversia en diferentes ámbitos sociales y culturales. Desde una perspectiva sociológica, el incesto se refiere a las relaciones sexuales o amorosas entre miembros de una misma familia, lo que incluye a padres e hijos, hermanos y otros parientes cercanos.

Aunque el incesto es un fenómeno que se presenta en muchas culturas y épocas, su prevalencia y aceptación social varían según el contexto y las normas culturales. En este artículo, revisaremos diferentes estudios sociológicos que abordan el incesto, desde su definición hasta sus patrones y tendencias en la sociedad contemporánea. Asimismo, presentaremos datos estadísticos sobre la prevalencia del incesto y analizaremos algunos de los factores socioculturales que influyen en su práctica.

¿Qué es realmente el incesto?

Cuando se habla de incesto, la mayoría de las personas piensan en actos sexuales entre familiares cercanos, como padres e hijos, hermanos o abuelos y nietos. Sin embargo, el incesto puede definirse como cualquier acto de intimidad o contacto físico entre dos personas que están relacionadas de manera íntima, ya sea por sangre, matrimonio o adopción.

Por lo general, el incesto se asocia a sentimientos de vergüenza, culpa y secreto. La mayoría de las personas que cometen incesto lo hacen en la creencia de que están cometiendo un acto ilegal, prohibido y pecaminoso. Sin embargo, no todas las personas que cometen incesto sienten estos sentimientos. Algunas personas lo hacen porque sienten atracción física o emocional hacia un familiar cercano, y lo disfrutan.

Además, el incesto puede generar problemas en las relaciones familiares, y puede afectar a los hijos de las personas que lo practican.

ARTÍCULO INTERESANTE:   ¿Por qué Dios creó a la familia?

¿Cuál es el tipo de incesto más común?

Los tipos de incesto más comunes son el de padre e hija, el de hermanos y el de madre e hijo. Cada uno de ellos tiene sus propias características y consecuencias.