Tu peor rasgo de personalidad según tu tipo de personalidad

Escrito por Marc Orante

Psicólogo conductual y experto en relaciones de familia 

¿Has notado que últimamente hay muchas conversaciones en las redes sociales sobre la importancia de estar alerta a las señales de advertencia y alejarse de las personas tóxicas? La cultura actual nos ha vuelto más responsables que nunca de nuestras acciones en línea y en la vida real.

El problema es que a veces podemos ser tóxicos sin siquiera saberlo o sin hacerlo intencionalmente. Por eso es importante que todos nos examinemos de vez en cuando y analicemos cómo nuestras acciones afectan a quienes nos rodean. Nadie es perfecto y, aunque pueda ser doloroso admitirlo, a veces incluso lastimamos a quienes amamos sin quererlo.

A continuación, te presentamos el peor rasgo de tu personalidad según tu tipo de personalidad:

El virtuoso

Debido a su naturaleza espontánea y relajada, a veces los virtuosos se meten en problemas con sus amigos y familiares por ser poco confiables. Pueden ser tercamente obstinados y parecer insensibles hacia los demás con su uso de la lógica y la racionalidad.

También tienden a despreciar el compromiso porque se centran demasiado en el momento presente y son propensos a comportamientos arriesgados y antagonistas cuando se aburren.

El aventurero

A los aventureros no les gusta comprometerse a largo plazo y no suelen ser confiables. Aman vivir el momento, por lo que no son muy hábiles para planificar su futuro o reflexionar sobre su pasado. Por lo tanto, el peor rasgo de un aventureros es que les cuesta aprender de sus errores.

El emprendedor

Los emprendedores son el alma de la fiesta debido a su personalidad atrevida, divertida y espontánea. Sin embargo, a veces pueden ser demasiado impulsivos y ponerse en riesgo en lugares o con personas desconocidas.

Una vez que un emprendedor ve una oportunidad para solucionar un problema, avanzar o divertirse, todas las reglas y expectativas se van por la ventana.

El animador

Los animadores a menudo piensan demasiado en los demás y no lo suficiente en sí mismos. Pueden convertirse en complacientes porque son emocionalmente sensibles y evitan los conflictos.

El ejecutivo

Los ejecutivos son personas dedicadas y tenaces. Sus principales fortalezas residen en su naturaleza directa, lógica y confiable. Sin embargo, esto también puede ser su perdición si se lleva al extremo, ya que pueden volverse inflexibles, cerrados de mente y críticos.

También son conocidos por ser adictos al trabajo y les resulta difícil relajarse y expresar sus verdaderos sentimientos.

El defensor

Los defnsores son cálidos y protectores, y su prioridad es hacer felices a los demás y mantener la paz. Sin embargo, en su peor versión pueden volverse extremadamente rígidos en sus opiniones y apoyo hacia las figuras de autoridad y el statu quo. Se muestran reacios al cambio y son demasiado altruistas. Les cuesta romper con la tradición y cuestionar las cosas, incluso cuando claramente no funcionan más.

El logístico

Los logísticos son responsables, cumplidores, organizados y prácticos. Les encanta crear y mantener el orden. Sin embargo, esto también puede ser su peor rasgo de personalidad, ya que pueden ser demasiado rígidos en seguir las reglas.  Su enfoque en los hechos dificulta su aceptación de nuevas ideas y su falta de respeto hacia las personas que son ignorantes o demasiado influenciadas por sus emociones en lugar de separar los hechos de las opiniones.

El cónsul

Los cónsules son personas orientadas a los demás y se sienten mejor cuando tienen relaciones sólidas con los demás. Esto los convierte en líderes empáticos y comunicadores compasivos.

Sin embargo, en su peor versión, pueden usar su aguda conciencia de las emociones de los demás para manipularlos o intimidarlos. También se preocupan demasiado por su estatus social y pocas veces se salen de su zona de confort por miedo a ser demasiado diferentes.

ARTÍCULO INTERESANTE:   7 Frases Reconfortantes que en Realidad son Hirientes.

El campeón

Los campeones son conocidos como espíritus libres debido a su extroversión, mente abierta y entusiasmo por la vida. Sin embargo, estas cualidades también pueden ser debilidades, ya que los hace poco enfocados y desorganizados.

Su aventurera e idealista naturaleza a veces los hace inquietos y fácilmente insatisfechos con sus vidas.

El mediador

Lo que hace que los mediadores sean únicos también es su mayor debilidad: su fuerte sentido de idealismo. Por fuera, son personas tranquilas y modestas, pero en su interior tienen una imaginación vibrante, emociones profundas y una fuerte pasión.

Esto a menudo los lleva a perderse en ensoñaciones en lugar de enfrentar la realidad. Los mediadores tienden a tener estándares poco realistas para sí mismos y para los demás, y esto los lleva constantemente a la desilusión y a criticarse a sí mismos.

El protagonista

Una de las mejores cualidades de los protagonistas es su empatía y su capacidad para nutrir a los demás. Son conocidos por ser inspiradores y ayudar a los demás a alcanzar su máximo potencial.

Sin embargo, en su peor versión, los protagonistas pueden llegar a lastimar a los demás involuntariamente solo para mantener la armonía, como ignorar problemas importantes o presionar a los demás para que cumplan con estándares demasiado idealistas.

El defensor

Los defensores siempre buscan la perfección, pero su enfoque está más dirigido hacia ellos mismos. No es sorprendente que su peor rasgo de personalidad sea su perfeccionismo tóxico y su tendencia a sobreanalizar las cosas.

Esto a menudo los hace indecisos y les cuesta aceptar la imperfección y las sorpresas de la vida real. Su rigidez mental los lleva a luchar por dejar espacio para el hermoso desorden y la espontaneidad de las personas imperfectas.

El arquitecto

Los arquitectos son racionales, autosuficientes y extremadamente decididos. Sin embargo, cuando están demasiado en sintonía con su lado pensante y no lo suficiente con su lado emocional, pueden parecer arrogantes, insensibles, excesivamente críticos y despectivos hacia los demás.

Los arquitectos poco saludables creen que son superiores a los demás y pueden volverse distantes, egoístas y duros porque piensan que tienen cosas más importantes que hacer que preocuparse por los sentimientos de los demás.

El comandante

Los comandantes son líderes naturales y eficientes debido a su voluntad fuerte y su pensamiento estratégico. Sin embargo, los comandantes que no tienen cuidado pueden volverse dominantes, intolerantes, fríos y crueles.

Esto se debe a que los comandantes poco saludables ya no se preocupan por cómo sus palabras o decisiones afectan a los demás, siempre y cuando estén persiguiendo sus propios objetivos y obsesionados con la eficiencia.

El polemista

En su mejor versión, los polemistas equilibran una mentalidad lógica y racional con una consideración por las necesidades de los demás. Son ingeniosos y argumentativos, pero deben tener cuidado de no parecer insensibles y simplemente discutir por discutir.

También pueden ser críticos sin reservas hacia los demás por su ineficiencia e incompetencia, y en momentos de crisis emocional, darán consejos no solicitados en lugar de brindar consuelo.

El lógico

Debido a que los lógicos son tan intelectuales e independientes, a menudo les resulta difícil establecer relaciones cercanas y pueden tener problemas para conectar emocionalmente con los demás.

Su peor rasgo de personalidad es que tienden a perderse tanto en su propia lógica que no muestran suficiente consideración emocional hacia los demás. Las interacciones sociales no son realmente su fuerte, ya que a menudo pueden parecer sarcásticos y condescendientes con aquellos que no los entienden.

¿Estás de acuerdo con lo que hemos mencionado aquí? ¿Cuáles son algunas fortalezas y debilidades de tu tipo de personalidad?  ¡Gracias y nos vemos en el próximo artículo!