¿Cuando una madre quiere más a un hijo que a otro?

Escrito por John Macara

Psicólogo conductual y experto en relaciones de familia 

Según un estudio publicado en la revista «Personality and Social Psychology Bulletin», las madres tienden a querer más a un hijo que a otro. El estudio se realizó con una muestra de 1.500 padres estadounidenses y europeos, y se encontró que el 58% de las madres tiende a querer más a un hijo que a otro.
No hay una respuesta universal a esta pregunta, ya que cada familia es única y tiene sus propias dinámicas. Sin embargo, en general se puede decir que algunas madres muestran un mayor interés por uno de sus hijos, quizás porque éste se ha portado mejor, o porque tiene una personalidad más carismática. También puede ocurrir que la madre sienta que el hijo menor necesita más atención o protección, o que el mayor tiene más capacidad para cuidar de sí mismo.

¿Cuando una madre tiene preferencia por un hijo?

Aunque no existen estudios científicos que respalden esta afirmación, muchas madres sienten que tienen preferencia por un hijo sobre otro. Según diversas teorías psicológicas, esto puede deberse a factores como el patrón de crianza que se siguió durante la infancia, el momento en el que nacieron los hijos o el vínculo emocional que se establece entre ellos. Algunos expertos creen que esta preferencia se debe a que las madres tienden a relacionarse de manera diferente con cada hijo, y que esta relación influye en su forma de criarlo.

¿Cuando te das cuenta que no eres el hijo favorito?

Cuando te das cuenta que no eres el hijo favorito, generalmente es porque tu padre o madre te dejan de lado en favor de tu hermano o hermana. Puede que te ignoren cuando estás enfadado, o que no te presten atención cuando lo necesitas. Seguramente te sientes rechazado y abandonado, y eso puede ser muy doloroso. Si sientes que tu familia te está tratando injustamente, habla con ellos y dile lo que estás sintiendo. Quizás puedan ayudarte a solucionar el problema.

¿Cuál es el hijo favorito de una madre?

Las madres tienen un vínculo único e irreemplazable con sus hijos, y aunque todos ellos son especiales para ellas, hay uno que ocupa un lugar especial en su corazón. Según un estudio publicado por la Universidad de Utah, el hijo favorito de una madre es el que tiene una personalidad más fuerte y es independiente.

ARTÍCULO INTERESANTE:   ¿Cómo saber si mi madre no me quiere?

Aunque cada madre tiene su propia opinión sobre cuál es su hijo favorito, la mayoría de ellas coinciden en que es el que tiene mayor autonomía y se defiende por sí mismo. Este hijo es capaz de enfrentarse a las dificultades de la vida y de hacer frente a las adversidades.

Las madres también valoran la inteligencia y el sentido del humor de sus hijos, y están orgullosas de sus éxitos. Pero a pesar de que cada madre tiene su propio hijo favorito, todos ellos son especiales para ella y tiene un lugar especial en su corazón.

¿Cómo afecta el favoritismo en los hijos?

Los hijos que son favorecidos por sus padres tienen mayores probabilidades de tener éxito en la vida, según un estudio de la Universidad de Carolina del Norte. La investigación, publicada en la revista «Personality and Social Psychology Bulletin», se realizó a través de una encuesta a 1.100 personas, de las cuales el 50 % eran hijos únicos y el 50 % eran hijos de varios hermanos.

Los investigadores encontraron que los hijos que eran favorecidos por sus padres reportaban una autoestima más elevada, estaban más satisfechos con sus vidas y tenían una mayor probabilidad de tener éxito en la vida profesional.

Aunque no existen respuestas universales, la investigación muestra que las madres tienden a experimentar mayor emoción, satisfacción y vínculo afectivo con el hijo que ellas consideran que tiene mayor potencial para el éxito. Esto no significa que las madres quieran menos a otros hijos, sino que están más involucradas con el hijo que ven como más capaz.
Cuando una madre quiere más a un hijo que a otro, esto puede deberse a diferentes razones. Puede ser que el hijo que tiene más cariño sea el que está más necesitado, o que la madre tenga una relación más estrecha con él. También puede ser que el hijo que tiene más cariño sea el que se ha portado mejor o que es más simpático.